Decimos y no hacemos

0

Decimos y no hacemos

No queremos ser fariseos, de verdad, Señor… pero nos pillamos a nosotros mismos en contradicción.

No queremos ser fariseos, lo tenemos muy claro, pero no coincide lo que decimos con lo que hacemos.

Sólo Tú, Señor, conoces nuestra fragilidad.

Sólo Tú sabes de nuestra pequeñez.

Sólo Tú sabes lo que queremos y no conseguimos, las metas que nos proponemos y no alcanzamos.

Hoy quiero presentar ante Ti todo aquello que en mí no funciona,

todo lo que digo y no hago, presumo y no consigo, alecciono a otros y yo no logro, disimulo, oculto y maquillo para no quedar mal.

Tú conoces muy bien lo que quiero parecer, la imagen de mí que quiero vender, el prestigio que deseo lograr y los fallos que necesito disimular.

Hoy me desnudo ante Ti, Señor, con todo lo pequeño, lo frágil, lo inacabado, para que seas Tú quien me sane, me termine, para que tu Amor me vuelva a tu manera.

Mari Patxi Ayerra, La Palabra del Domingo y fiestas. Ciclo A